Inicio Ejercicios con palabras homófonas Ejercicios con palabras dudosas
Ponte al día en Ortografía Cuestionario sobre acentuación Signos de puntuación: Ejercicios


Inventario de formas de los numerales cardinales

Cifra Numeral cardinal
0
1
2
3
4
5
6
7
8
9
cero
uno, fem. una; apocopado: un
dos
tres
cuatro
cinco
seis
siete
ocho
nueve
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
diez
once
doce
trece
catorce
quince
dieciséis
diecisiete
dieciocho
diecinueve
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
veinte
veintiuno, fem. veintiuna; apocopado: veintún
veintidós
veintitrés
veinticuatro
veinticinco
veintiséis
veintisiete
veintiocho
veintinueve
30
31
32
33
34
35
36
37
38
39
treinta
treinta y uno, fem. treinta y una; apocopado treinta y un
treinta y dos
treinta y tres
treinta y cuatro
treinta y cinco
treinta y seis
treinta y siete
treinta y ocho
treinta y nueve
40
50
60
70
80
90
cuarenta
cincuenta
sesenta
setenta
ochenta
noventa
100
101
102
200
300
400
500
600
700
800
900
cien (to)
cuento uno, fem. ciento una; apocopado ciento un
ciento dos
doscientos, fem. doscientas
trescientos, fem. trescientas
cuatrocientos, fem. cuatrocientas
quinientos, fem. quinientas
seiscientos, fem. seiscientas
setecientos, fem. setecientas
ochocientos , fem. ochocientas
novecientos, fem. novecientas
1 000
10 000
100 000
1 000 000
mil (también, como sustantivo, un millar)
diez mil
cien mil
un millón

Los números cardinales expresan simplemente el número o la cantidad. Designan los guarismos: 1, 2, 3, 4, 5,... uno, dos, tres, cuatro, cinco,...

ORTOGRAFÍA DE LOS NÚMEROS CARDINALES

  • Los cardinales de cero a quince, todas las decenas (veinte, treinta, cuarenta, etc.), cien(to), quinientos y mil son palabras simples. El resto de los numerales cardinales son complejos y se forman por fusión, yuxtaposición o coordinación de cardinales simples.
  • De los cardinales complejos, se escriben hoy en una sola palabra los correspondientes a los números 16 a 19 y 21 a 29, así como todas las centenas: dieciséis, dieciocho, veintiuno, veintidós, doscientos, cuatrocientos, seiscientos, etc.
    No obstante lo dicho, por analogía con la serie de los cardinales compuestos de diez y de veinte, y debido a su comportamiento prosódico igualmente unitario, se documentan casos de grafías univerbales en los correspondientes a a otras decenas (treintaicinco, cuarentaitres, cincuentaiocho, etc.), especialmente en textos de autores americanos. Estas grafías simples, aunque aún minoritarias, son asimismo válidas, pues responden a la tendencia a la fusión gráfica que experimentan las unidades léxicas pluriverbales que forman un solo grupo acentual; aun así, en el uso culto general son claramente mayoritarias las grafías pluriverbales tradicionales (treinta y cinco, cuarenta y tres, cincuenta y ocho, etc.).
  • Cuando el cardinal uno y sus compuestos se anteponen, en función adjetiva, a un sustantivo masculino, adoptan siempre la forma apocopada un: un libro, veintiún soldados, ciento un opositores. También es normal la apócope de la forma femenina una cuando el numeral precede a un sustantivo femenino que comienza por /a/ tónica: un águila, veintiún hachas, ciento un armas; pero no se considera incorrecto, aunque en la lengua actual es muy poco frecuente, utilizar en estos casos la forma plena una: una águila, veintiuna hachas, ciento una armas. Solo es correcta la apócope ante sustantivos; así pues, no debe decirse el treinta y un por ciento, sino el treinta y uno por ciento.
  • Los cardinales, cuando son sustantivos, son siempre masculinos: el tres, un millón. Cuando funcionan como adjetivos o como pronombres carecen de variación de género, a excepción de uno y sus compuestos, que tienen formas específicas para el femenino: una, veintiuna, treinta y una, etc.; y de los correspondientes a las centenas, a partir de doscientos, cuyos femeninos adoptan la terminación -cientas (salvo quinientos, que tiene forma propia y cuyo femenino es quinientas): doscientas, trescientas, etc. El género del numeral lo determina el sustantivo al que se refiere: De las trescientas páginas que tiene el libro, me he leído cuarenta y una. En el caso de las centenas, el cardinal en función adjetiva debe concordar necesariamente en género con el sustantivo al que cuantifica, tanto si lo precede inmediatamente (doscientos kilos, trescientas toneladas) como si entre ellos se interpone otro elemento, por ejemplo, la palabra mil, si se trata de numerales complejos (doscientos mil kilos, trescientas mil toneladas). En lo que se refiere al cardinal uno y sus compuestos, la concordancia es obligada cuando el numeral precede inmediatamente al sustantivo: treinta y un kilos, veintiuna toneladas (no veintiún toneladas); pero si entre el numeral y el sustantivo femenino se interpone la palabra mil, la concordancia de género es opcional: veintiún mil toneladas o veintiuna mil toneladas.
  • Al escribir números de más de cuatro cifras, se agruparan estas de tres en tres, empezando por la derecha, y separando los grupos por espacios en blanco: Ejemplo: 2 543 218 ( y no por puntos o comas, como dependiendo de las zonas, se hacía hasta ahora: 5.645.452; 1,342,245). Los números de cuatro cifras se escriben sin espacio de separación: 1256 (no 1 256). En ningún caso deben repartirse en líneas diferentes las cifras que componen un número.
  • Nunca se escriben con puntos, comas ni blancos de separación los números referidos a años, páginas, versos, portales de vías urbanas, códigos postales, apartados de correos, números de artículos legales, decretos o leyes: año 2009, página 2356, código postal 41530.
  • Para separar la parte entera de la decimal debe usarse la coma, según establece la normativa internacional: 25,3456. No obstante, también se admite el uso anglosajón del punto, extendido en algunos países americanos: 25.3456.
  • Para expresar el número cien se emplean las palabras cien y ciento.
    -cien: cuando acompaña a un sustantivo. Ejemplo: cien años de soledad.
    -ciento: para los porcentajes (excepto 100% [cien por cien]) y cuando es un pronombre. Ejemplo: Más vale pájaro en mano que ciento volando.
  • Cuando la cuantificación es imprecisa, los numerales cardinales se combinan con las expresiones y tantos e y pico.
  • Cuando se escribe un texto, los números comprendidos entre el cero y el nueve se suelen escribir con letras; entre diez y veinte pueden escribirse con cifra o con letra; a partir del veinte, es aconsejable escribir con cifra.
  • Debe tenerse especial cuidado en escribir correctamente los cardinales doscientos, trescientos y seiscientos (compuestos, respectivamente, de dos, tres y seis + el plural cientos)- La única grafía hoy admitida para estos numerales incluye, como se ve, la secuencia -sc, que no debe simplificarse ni en -c- (docientos, trecientos...) ni en -s- (dosientos, tresientos...). También debe evitarse el error de escribir con -sc-, por ultracorrección, otros numerales a los que no les corresponde: setescientos, novescientos, en lugar de los correctos setecientos, novecientos.
  • Los múltiplos de mil mantienen tradicionalmente en la escritura la independencia gráfica de sus componentes: dos mil (libros), tres mil (soldados), quince mil (metros), cuatrocientas mil personas), etc. Solo cuando se emplean como sustantivos lexicalizados, como ocurre cuando designan las montañas de una altura igual o superior a la expresada por el numeral, deben usarse las grafías univerbales dosmil, tresmil..., ochomil, que permiten la normal formación de los plurales correspondientes: Tres meses después de subir a su último ochomil, Edurne Pasaban se ha convertido en la primera en subir las 14 montañas más altas del mundo.
  • Las voces millar, millón, millardo, billón, trillón y cuatrillón son sustantivos, a diferencia de los demás cardinales, cuya función primaria es adjetiva; por lo tanto, cuando estos numerales cuantifican por sí solos a un sustantivo, este debe ir necesariamente precedido de la preposición de: un millón de personas, dos billones de pesos; pero si, por formar parte de un numeral complejo, van seguidos de otros cardinales, el sustantivo cuantificado no va precedido de preposición: un millón doscientas mil personas. Lo mismo sucede si se escriben con números: 1 000 000 de personas, 1 200 000 personas. Además, estos sustantivos numerales, cuando se usan en singular, deben ir siempre precedidos de un determinante: Acudieron un millón doscientas mil personas (no Acudieron millón doscientas mil personas); Mañana te devolveré el millón de pesos que me prestaste. El caso de mil es especial, puesto que pertenece a ambas categorías: mil es el adjetivo cardinal correspondiente al número 1000: mil casas, mil personas; mientras que el plural miles es un sustantivo masculino sinónimo de millares: miles de euros, muchos miles de personas, etc.
 
Juan Antonio Marín Candón - Morón de la Frontera (Sevilla) | Consultas sobre esta página
Inscrita en la Oficina Española de Patentes y Marcas núm. 2 839 971(4)